OFFF FESTIVAL

Para la instalación lumínica de OFFF hemos trabajado para recuperar esta capacidad de juego y recordar que la creatividad nace de lo lúdico, y que las limitaciones son en realidad un aliciente para explorar nuevas posibilidades, para salir de nuestra zona de confort y para abrir nuestra mente a otros espacios. El resultado de un proceso puede tomar tantos caminos como mentes se atrevan a explorarlo.

FECHA 2019
LOCALIZACIÓN Sevilla. Spain
CLIENTE Agostadero, OFFF Festival
ESTADO Realizado
PROGRAMA Arte, Placemaking, Escena
EQUIPO LUGADERO (Marta Morera, Javier Martínez, Antonio Figueroa, Elisa Monge, Tamara Fernández, Beatriz Pavón, Pablo Sendra), EL ÚLTIMO MONO, Escuela de Arte de Sevilla

OFFF nació en Barcelona en el año 2001 como un festival de cultura post-digital con el propósito de ser fuente de inspiración y punto de encuentro para mentes creativas de todo el mundo. A día de hoy se ha convertido en un evento de referencia, un generador de una comunidad internacional que invita a participar a cualquier persona que esté deseosa de aprender y compartir su aprendizaje.

A punto de cumplir 20 años en Barcelona, la ciudad que lo vio nacer, OFFF ha tenido extensiones en ciudades como Nueva York, Lisboa, París, Londres, Viena, Moscú, Montreal, México DF, Melbourne, Tel Aviv, entre otras muchas. En su desarrollo y a través de sus ediciones “On Tour”, el festival ha generado una red de profesionales de la industria del diseño, la creatividad y la tecnología alrededor del mundo. En estas dos dos décadas, OFFF ha visto crecer a una nueva generación de artistas que empezaron asistiendo al festival como espectadores y que hoy ocupan su escenario principal.

En este contexto, se desarrolla la escenografía del evento a partir del uso subversivo de elementos industriales. Bajo el lema “Sigue jugando”, proponemos viajar en el tiempo y recordar ese periodo en el que jugábamos para todo: el juego estaba en nuestra mente y los objetos que usábamos no hacían sino multiplicar exponencialmente cualquier idea.

Así, dentro del espacio de CaixaForum Sevilla, esta instalación basada en el juego como impulso para la creatividad, busca la implicación de los asistentes y visitantes a través de sus arquitecturas participativas. Trasladamos las reglas del juego propuestas por el festival a un universo de luces de neón, con el objetivo de ocupar y ordenar los diferentes espacios. En este proceso, la luz, en su espectro inmaterial se difumina en todas las direcciones y adquiere un protagonismo expansivo, revalorizando las capacidades clásicas de la arquitectura y dándole un nuevo significado, aproximándose a los límites del tiempo, de la materia y del espacio.