YELLOW IS THE NEW BLACK

Yellow is the new black es un lugar público, un soporte para la interacción abierta del sector cultural de Sevilla y la ciudadanía. Un escenario para el teatro de lo cotidiano. Un nuevo espacio público. Un lugar en tránsito. Una coexistencia necesaria. Un generador de encuentros entre las Sevillas. Una invitación a participar activamente de la vida cultural de la ciudad.

FECHA 2017
LOCALIZACIÓN Sevilla
CLIENTE 
Ayuntamiento de Sevilla
ESTADO Realizado
PROGRAMA Arte, Placemaking
EQUIPO 
LUGADERO (Javier Martínez, Marta Morera, Pablo Sendra, Antonio Figueroa, Elisa Monge)
COLABORADORES Antonio Barahona, Eduardo González, Manuel Portillo, Magdalena Moreno, La Ejecutora
FOTOS Óscar Romero

Desde la calle Laraña, donde todo ocurre, la instalación recibe al visitante en su acceso a Turina, inundando de Amarillo Azufre los escalones del que fuera Teatro Álvarez Quintero. En su diálogo cotidiano a los transeúntes, el RAL 1016 se expande hacia el interior, por el Hall, superponiéndose a los folclóricos soportes preexistentes y a las estructuras ligeras que aportan nuevas condiciones cívicas a través de la gamificación.

Como si de deshacerse de una camisa de fuerza se tratase, este umbral expandido genera, desde la geometría y el color, nuevos límites en su diálogo con el espacio preexistente. Un ambiente artificial que sumerge al visitante en una experiencia monocroma y de contrastes, capaz de originar perturbaciones temporales en la retina y activar una noción física del color, que tiene lugar más allá del desarrollo formal del lugar, más allá de El Giraldillo. “Yellow is the new black” es una obra destinada a transfigurar el paisaje posmoderno del antiguo Espacio Turina.

Una fina capa de resina que sedimenta como un nuevo estrato urbano, contemporáneo, y, por tanto, de obsolescencia programada. Una acción autónoma que distorsiona la inercia del lugar y da respuesta a los nuevos usos planteados de Librería, Taquilla, Agenda Cultural y Espacio Público a partir de nuevas estructuras en constante movimiento, como columpios y gradas.

La gamificación como estrategia de activación cívica.

Gamificación es el uso de juegos en contextos no-lúdicos; se trata de herramientas que invitan a la participación de la ciudadanía en procesos públicos de creación y co-diseño a través de actividades lúdicas , innovadoras y de recreo, haciendo de la participación algo cotidiano. En las últimas décadas, los gobiernos locales han identificado la necesidad de involucrar a la ciudadanía en la toma de decisiones públicas, con el objetivo de que el ciudadano posea un rol activo en el proceso de hacer ciudad. La gamificación se plantea aquí como una herramienta estratégica para la participación de los ciudadanos y del sector cultural en el nuevo Lugar en proceso que es Turina.